martes, diciembre 6, 2022

Villa Paula: el “pueblo fantasma” de Santa Rosa de Agua que murió ahogado en el olvido y la desidia hace un año

Hace poco más de un año, el 12 de noviembre de 2021, la primera vivienda cayó al agua, el resto le siguió poco a poco

Javier Ríos y su familia son los únicos habitantes de Villa Paula. Tienen un año viviendo con la incertidumbre de que su hogar se hunda en las aguas del Lago de Maracaibo, pero no quieren abandonar un lugar donde invirtieron sus últimas esperanzas. 

Han vivido en palafitos toda la vida. ¿Cómo sería su alegría cuando el gobierno nacional, a través de la Misión Vivienda, prometió remodelarles las casitas de madera? El proyecto fue entregarles unas de “material” que les duraran para siempre. 

Fotos de El Vigilante.

Pero ese siempre duró muy poco. Tras ocho años de la inauguración de la obra, las 20 casas que conforman Villa Paula comenzaron a hundirse una a una. Hace poco más de un año, el 12 de noviembre de 2021, la primera vivienda cayó al agua, el resto le siguió poco a poco. 

Los habitantes de Villa Paula intentaron aguantar el miedo y la incertidumbre. Pidieron, suplicaron que algún gobierno les tendiera la mano para evitar que perdieran sus casas, pero la ayuda no llegó. 

Villa Paula

En Villa Paula aún sobrevive la esperanza 

Ante el inminente peligro, los vecinos comenzaron a desmantelar lo que quedó en pie y se fueron a “arrimar” en casas de familiares. De vez en cuando van a darle una vuelta a los cascarones o los pilotes que se asoman de las aguas, pero cada vez es más difícil el acceso, porque hasta los puentes se están cayendo. 

Gabriela Duarte es una de las habitantes que más ha luchado para que no se pierda el patrimonio de sus hijos. “Cuando me tuve que mudar, porque la casa estaba cediendo, pasé semanas sin poder dormir, porque extrañaba mi hogar. Todavía me cuesta acostumbrarme”, afirma con nostalgia. 

“El mejor lugar del mundo es donde está tu hogar”

El señor Javier Ríos sostiene que no hay un mejor lugar en el mundo para vivir. “Aquí no pega el calor ni cuando quitan la electricidad. Teníamos una placita donde jugaban los niños, pero todo eso se está desmoronando”. 

Las casitas de Villa Paula quedaron en ruinas, parecen parte de una escenografía postapocalíptica o un pueblo fantasma. Los dueños de las viviendas, aunque ya no están en la zona, no se desvinculan de lo que fueron sus hogares, y aún albergan la esperanza de que alcalde, gobernador o presidente les haga “el milagro”. 


Te puede interesar: 

¿Deseas recibir noticias en tu celular? Únete a nuestro canal de Telegram o grupo de WhatsApp a través de los enlaces: Telegram https://t.me/elvigilantemcbo y WhatsApp https://bit.ly/3wjIg7T. También puedes seguirnos en Instagram, Facebook y Twitter como @elvigilantemcbo.

Popular

LO MÁS Reciente